“Huele a Rosa”, interesante artículo en el blog de Ortopedia Plantia de Donostia

Recibir un diagnóstico de cáncer de mama conlleva un importante impacto emocional, no solo para la persona implicada sino también para su entorno más cercano. En general la mayoría de mujeres sufren un shock emocional y además se ven en la necesidad de hacer frente al diagnóstico cuanto antes, comenzando así las pruebas médicas oportunas, los tratamientos, las cirugías, la aparición de posibles efectos secundarios, etc.

La primera sensación es de tristeza, enfado e incluso culpabilidad. Intentar dar con el porqué nos puede consumir literalmente y llevar a un estado depresivo y/o ansioso del que debemos intentar salir. No debemos dudar en solicitar ayuda profesional para que nos aporten herramientas para esa difícil tarea.

Como consecuencia de los tratamientos, tu cuerpo y tu apariencia física pueden sufrir algunos cambios: pérdida o aumento de peso, cicatrices, pérdida de la mama, etc. Tras una cirugía, especialmente una mastectomía, puedes sentir tristeza, pérdida de autoestima e inseguridad. Con el tiempo, tu objetivo debe ser adaptarte a tu nueva imagen (con o sin reconstrucción) y continuar con tu vida cotidiana.

En Plantia tenemos un gabinete especializado para este tema que afecta a demasiadas mujeres, a veces en edades muy tempranas, aunque por suerte debemos hablar de índices muy altos de supervivencia. La investigación es el camino, en esta y otras enfermedades que nos supone caminar sobre la línea roja.

Pero además, en Plantia podrás encontrar un asesoramiento único, ese asesoramiento que únicamente puede brotar desde la experiencia propia. Te escuchamos, te entendemos y te queremos ayudar.