El Parlamento Vasco tramitará la modificación de la RGI

El Parlamento Vasco acordó ayer comenzar la tramitación de la proposición de ley propuesta por PNV y PSE-EE para la Garantía de Ingresos y la Inclusión.

En su proposición, PNV y PSE plantean crear una Renta Garantizada para Pensionistas (RGP) que aseguraría unos recursos mínimos a quienes cobran las pensiones más bajas, que tendría una cuantía máxima de 784,88 euros para un solo miembro en una unidad convivencial.

También, como novedad, plantea la concesión de una Renta de Garantía de Ingresos (RGI) por unidad de convivencia, que estaría constituida por todas las personas que residan en una misma vivienda, “con independencia de las formas de relación jurídica, afectiva o familiar existentes entre ellas.

Para determinar las cuantías de ambas prestaciones, se plantea fijar un Indicador de Gastos Mínimos Comunes y el Gobierno Vasco, al menos con carácter cuatrienal, elaborará un informe para la actualización de este valor que se establecerá anualmente en los presupuestos generales de Euskadi y de manera inicial será de 455 euros.

Según la proposición, la cuantía máxima de la RGI para un solo miembro de una unidad convivencial sería de 659,75 euros, cantidad que se iría incrementando en función de las personas a cargo del titular de la prestación, como menores, otros adultos, personas con discapacidad y víctimas de violencia machista, entre otros.

Para poder acceder a ambas prestaciones, la de los pensionistas y la de garantía de ingresos, se deberán cumplir unos requisitos como tener al menos 23 años, estar empadronado por lo menos con tres años de antelación, dos en el caso de menores o dependientes a cargo, y demostrar una actividad laboral remunerada durante al menos cinco años.