La Real hace sufrir al Barça sin éxito (2-4)

Derrota de la Real en Anoeta. Los de Eusebio tomaron la ventaja en el marcador con dos goles, pero al filo del descanso Paulinho recortó distancias y dio opciones al Barça. En la segunda parte, Suárez logró marcar dos goles y dar ventaja a los culés por primera vez en el partido. Con la Real medio hundida, Messi marcó un golazo tras un lanzamiento de falta directa. Al final, el Barça remontó un 2-0 en contra. Demasiado premio para los culés.

Se avecinaba una noche mágica en el Estadio de Anoeta. Se enfrentaban dos equipos que llegaban con sensaciones opuestas: la Real estaba muy necesitaba, sin tener las ideas claras, mientras que el Barça llegaba de sobra, siendo un equipo dominador en toda la competición, además de ser invicto.

El plus de jugar en casa era vital para la Real Sociedad. Necesitaba, como nunca, que la afición la acompañase en uno de los partidos más difíciles de la temporada.

La Real, casi, empezó el partido con mal pie. Llegaba Busquets con el balón a la frontal, caracoleó a varios rivales y cedió el balón al mago del conjunto culé -Messi- para que éste se marchara de Illarra y disparase a puerta. El esférico superó la línea de fondo rozando el larguero. Pudieron respirar tranquilos los donostiarras.

Cada intento de ataque de los de Ernesto Valverde suponía una angustia para la Real. La calidad del Barça era superior, y los donostiarras sabían de sobra que con muy poco podían hacer mucho. Pero acaso Valverde pensó igual de la Real. Cada subida de los de Eusebio se realizaba con mucho peligro, y a los 11 minutos de partido lograron adelantarse en el marcador. Xabi Prieto colgó un balón al área para un Juanmi que no llegó a rematar, pero antes de que el balón tocase el césped Willian José se tiró en plancha para adelantar a la Real gracias a un testarazo con bote incluido. Remates extremadamente difíciles para los porteros.

Poco después, los donostiarras avisaron de nuevo. Odriozola, que se encontraba cerca de la línea de fondo, vio el hueco que dejó la zaga blaugrana en su área para cedérsela a Canales. Éste, sin ninguna duda, chutó a puerta, pero el esférico no llegó a la portería ya que un defensa se tiró en plancha para desviar el balón a córner.

Anoeta estalló contra González González

A la media hora de juego la Real Sociedad anotó el segundo de la noche gracias a un gol de Juanmi, con ayuda de Sergi Roberto. El de Coín se movió entre líneas cuando Canales tenía el esférico en sus pies. El cántabro vio al delantero cómo se desmarcaba y no dudó en hacerle un pase entre líneas. A Juanmi se le marchó un poco largo el control, pero su disparo, con giro incluido, llegó a colarse en la portería de Ter Stegen con el toque sin querer previo de Sergi Roberto. Pese a que la Real fuera por delante en el marcador, González González no dejó de ser el protagonista del partido con las decisiones que estaba tomando, afectando, en gran parte, al conjunto local.

Suárez y Paulinho celebrando el gol del brasileño | Imagen: LaLiga

Con un 2-0 a favor no te puedes fiar, y menos ante equipos como el FC Barcelona. Los del ‘Txingurri’ querían ver puerta antes de marcharse a los vestuarios. El hecho de no rendir les dio sus frutos a falta de cinco minutos para el descanso. Suárez avanzaba por la banda izquierda y al ver cómo llegaba Paulinho, no dudó en realizar un pase raso hacia el brasileño al segundo palo. El goleador vio cómo peligraba su octavo gol en Liga, ya que Rulli llegó a tocar el esférico pero no lo suficiente para evitar que se le colase en la portería.

Suárez y Messi guiaron la remontada culé

Estaba claro que en la reanudación el FC Barcelona iba a salir a muerte a por el gol del empate. A los pocos minutos del inicio del segundo tiempo, Suárez, de una manera extraña, puso el 2-2 en el marcador. Messi, con el balón en los pies, avanzó hacia la portería de la Real, abrió el balón a la banda para el uruguayo, y éste, parece ser que, con intención de centrar, tuvo la fortuna de que el balón bombeado entrase por el segundo palo. Probablemente Rulli no se esperaba que el balón volara de esa forma.

El FC Barcelona cada vez apretaba más, y sus llegadas al área realista sumaban más peligro. La zaga realista llegó a salvar varias llegadas de los culés, pero tras varios intentos de los de Valverde, consiguieron adelantarse en el marcador en el 70′ por primera vez en el partido. Luis Suárez recibió un balón de Vermaelen dentro del área y, con hambre de gol, anotó su segundo gol de la noche con un disparo cerca al palo. Jarro de agua fría para la Real.

Con este gol, la Real tenía que luchar por el empate. Es por ello que Eusebio decidió dar entrada a Januzaj para que diera frescura y velocidad al ataque realista. Avanzaban los minutos y el FC Barcelona cada vez estaba más cerca de romper su maleficio en Anoeta. Leo Messi marcó el cuarto y último gol del partido, y de qué manera. El conjunto culé contaba con un lanzamiento de falta a favor, y como era de esperar, sería el argentino quien lanzaría la falta. Ejecutó su zurda y batió a Rulli por su escuadra derecha, dejando helado al argentino, viendo cómo entraba el balón en la portería.

La Real, con el ánimo hundido, no pudo hacer nada más que desear que llegara el final. Intentó maquillar el resultado con algún gol que otro, pero en ningún momento logró que el balón entrase en la portería. Pese al buen partido realista, la Real sigue metida en una dinámica negativa, y debe salir de ahí cuanto antes si aspira a más.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here