Un juzgado confirma que el Bellas Artes de Donostia está en ruina y que no corresponde a Sade ninguna reforma

El Juzgado de lo Contencioso-administrativo número 3 de Donostia ha confirmado que el edificio Bellas Artes de la capital guipuzcoana está en ruina y ha eximido a Sade de su rehabilitación.

Según ha informado Sade en un comunicado, en su sentencia en el pleito que sostiene la empresa propietaria del Bellas Artes contra el Ayuntamiento y la Diputación, el tribunal “confirma que el edificio está en ruina, por lo que únicamente corresponden a la empresa las obras relacionadas con la seguridad y que sean urgentes”.

La sentencia, que ha sido comunicada este viernes a las partes, señala que las únicas obligaciones de Sade respecto al edificio “es asegurar su seguridad frente a terceros, con obras urgentes y provisionales, siendo por tanto responsabilidad de la Administración las demás actuaciones que se requieran para consolidar el edificio”.

“Durante estos casi 17 años, las administraciones han sostenido que los propietarios debían mantener el edificio, provocando de facto que se inmovilizara el patrimonio al no tener en cuenta aquella sentencia de 2001. Esta posición, lamentablemente, ha provocado la degradación paulatina del edificio, que queda claro que no ha sido desde aquella fecha responsabilidad de Sade”, ha destacado.

En esa línea, la empresa ha incidido en que también se ha impedido que “se pusiera en marcha un nuevo proyecto, como ha ofrecido la empresa donostiarra en repetidas ocasiones, manteniendo la estética del antiguo edificio y otorgándole un uso”.