El exabogado de Podemos ratifica la existencia de una “caja B” y el pago de sobresueldos

El exabogado de Podemos, José Manuel Calvente, ratificó ayer su denuncia contra el partido morado por presuntas irregularidades en su contabilidad. Durante tres horas y media, Calvente explicó los tres pilares vinculados a estos episodios.

El primero está relacionado con el nuevo edificio de la formación de Iglesias. El exabogado mantuvo que las obras se adjudicaron vulnerando las normas internas de contratación y se adjudicaron por el doble del importe estimado. En concreto, los trabajos se anunciaron por 649.936,68 euros y se terminaron adjudicando por 1.361.055 euros,sin que se haya aclarado el motivo del desfase.

La segunda irregularidad estaría relacionada con la contratación de una empresa para hacer seguimiento de la campaña de las municipales del pasado año. La empresa en cuestión, Neurona, habría recibido fondos del expresidente de Bolivia Evo Morales.

En tercer lugar, Calvente habló de la existencia de una «caja de solidaridad» del partido, que escapaba a cualquier control tributario. Se trataría de un fondo que se nutría con las donaciones de dirigentes y cuadros intermedios de la formación cuyo sueldo rebasaba tres veces el Salario Mínimo Interprofesional, un compromiso adquirido por Podemos, que supuestamente tendría que hacer llegar esos fondos a obras sociales. Sin embargo, no está claro el destino que se ha dado a los mismos.