Comienza el juicio por las aportaciones a la Corporación Mondragón

Hoy se inicia en los juzgados de Bergara el juicio por la demanda de una parte de los socios de Fagor Electrodomésticos y Edesa que reclaman 47,8 millones por las inversiones que tenían en estas cooperativas.

En concreto, son 885 los socios cooperativistas de los 3.600 que tenían ambas cooperativas entre socios activos e inactivos los que han presentado la demanda, aunque representan a un total de 957 personas.

Estos socios están englobados en las asociaciones Ordaindu y Eskuratu y reclaman a Mondragón la devolución de las inversiones que realizaron y que, según argumenta la Corporación, se realizaron de manera “individual y voluntaria”.

Ordaindu y Eskuratu defienden que estos socios fueron inducidos “con informaciones engañosas” a mantener sus ahorros en Fagor Electrodomésticos y Edesa, pese a que consideran que los responsables de la Corporación conocían que estas cooperativas estaban abocadas “al cierre mediante un concurso controlado”.

Por lo tanto, exigen “responsabilidades” a Mondragon “por el fracaso de dos de sus empresas” y les instan a “decir la verdad” durante la vista oral.

Por su parte, Mondragon rechaza su responsabilidad en la crisis de Fagor Electrodomésticos y Edesa y defiende que los demandantes tenían “pleno conocimiento de las decisiones y riesgos empresariales de sus cooperativas”. La Corporación argumenta que no es un “holding empresarial” en el que la matriz ejerce un control sobre las cooperativas, ya que Mondragon “es una asociación de empresas autónomas y soberanas”, aunque comparten una serie de “principios y valores y determinados mecanismos de solidaridad e intercooperación”.