Stop Desahucios denuncia el caso de una familia de Pasaia

Fotografía: JAVIER ETXEZARRETA.

Stop Desahucios Gipuzkoa llevó a cabo ayer por la mañana una concentración en Donostia, en la cual exigió al Gobierno vasco que ofrezca una vivienda de alquiler social a un matrimonio de Pasaia que no puede hacer frente al alquiler con unos ingresos de 1.050 euros al mes, un hijo pequeño y otro en camino.

“Son mileuristas, miles de familias cobran 1.050 euros y no pueden acceder al mercado privado que está de media en 1.200 euros en Euskadi. Por lo tanto, volveremos las veces que sean necesarias, pero esta familia tiene que tener una casa para que su segunda hija nazca en condiciones dignas”, ha subrayado la portavoz de Stop Desahucios, Rosa García.

El contrato de alquiler que tenía la familia expiró el pasado mes de noviembre y aunque el propietario les ha dado un margen de cuatro meses para encontrar una nueva vivienda (el plazo termina el 28 de febrero), todavía no han obtenido respuesta de Etxebide, el Servicio Vasco de Vivienda.

De momento, tampoco el Ayuntamiento de Pasaia, que remitió un informe a la entidad pública para solicitar una adjudicación directa de vivienda, ha recibido ninguna respuesta, según han explicado desde la plataforma.