El Consejo de Gobierno aprueba 19 nuevas plazas de centros residenciales para mayores

El Consejo de Gobierno ha aprobado reforzar los convenios de colaboración y contratos-programa suscritos con diversas entidades para la prestación de servicios destinados a prevenir y atender necesidades derivadas de la dependencia, con el fin de incrementar el número de plazas concertadas. Según ha detallado el portavoz foral Imanol Lasa, se van a concertar con seis entidades un total de 19 nuevas plazas de centros residenciales para mayores, con una inversión adicional de 236.598,01 euros en 2019.

Así, se van a ofrecer 3 nuevas plazas en Errenteria (Sanmarkosene), 4 en Oiartzun (Petra Lekuona), 6 en San Sebastián (3 en Lamorous y 3 en Villa Sacramento), 2 en Irun (Inmaculada GSR), 2 en Aretxabaleta (Debagoiena) y 2 en Hondarribia (Betharram). Todas ellas entrarán en vigor el 1 de abril de este año, a excepción de las 3 de Lamorous, que lo harán el 1 de octubre.  La decisión se ha tomado con el fin de seguir dando respuesta a la lista de espera de personas demandantes de estos servicios en diferentes comarcas del territorio. Lasa ha recordado que para 2031 las personas mayores de 55 años en el territorio alcanzarán casi la mitad de la población, “un reto que exige tomar medidas a corto plazo como ésta, pero también a medio y largo, concibiéndolo como una oportunidad, y apostando por la investigación y la innovación”, ha señalado, en referencia a la estrategia Adinberri.

Asimismo, la Diputación reforzará el convenio de colaboración con la entidad Casa Hermanas Hospitalarias Aita Menni, con un gasto adicional de 37.689,60 euros, con el fin de incrementar en 10 el número total de plazas concertadas en el programa de atención psicosocial comunitario, a partir del 1 de abril de este año, lo que supondrá “duplicar” la oferta actual.  Se trata de uno de los convenios de colaboración suscritos por la Diputación con diferentes entidades que prestan servicios de atención a personas con enfermedad mental.

Mantenimiento carreteras

El Consejo ha aprobado también el pliego para la contratación de los servicios de inspección y control de los anclajes colocados en estructuras y taludes en la red de carreteras de la Diputación, con un plazo de ejecución de 24 meses, prorrogable por otros 36 meses, y un presupuesto base de licitación de 370.523 euros. El elevado número de anclajes instalados en las estructuras y taludes de la requiere la revisión de los mismos para determinar su estado actual y su comportamiento desde su puesta en servicio, ya que las condiciones de seguridad de los anclajes al terreno pueden variar con el tiempo, sobre todo si se modifican las características del entorno en el que están dispuestos.

La Diputación, desde el año 2002 mediante la contratación de servicios externos en geología y geotecnia, viene realizando periódicamente sucesivos programas de inspección y control de anclajes en las estructuras y taludes de las carreteras. Con objeto de “programar y ordenar la ejecución de los citados trabajos de una forma ágil y sistemática”, y al no disponer la Dirección General de Carreteras de los medios materiales y humanos necesarios para la realización de estos trabajos, el Servicio de Rehabilitación de Infraestructuras Viarias e Innovación ha propuesto su ejecución mediante un contrato de servicios.

Por otra parte, el Consejo ha dado el visto bueno al pliego para la contratación de los servicios de redacción de informes geotécnicos en la red de carreteras, con un plazo de ejecución de dos años, y un presupuesto de 213.686 euros. Los problemas derivados de la interacción entre el medio geológico y las infraestructuras viarias requieren el planteamiento de actuaciones adecuadas para conseguir un equilibrio entre las condiciones naturales y el funcionamiento de las carreteras, “incorporando métodos de prevención y evaluación del riesgo inherente a la implantación de infraestructuras en un territorio tan complicado desde el punto de vista geotécnico como es Gipuzkoa”, ha señalado Lasa.

El portavoz ha destacado la importancia de garantizar la evaluación y gestión integrada “permanente” de riesgos geotécnicos en las carreteras, sobre un conjunto de puntos de control, afectados por inestabilidades de distinta índole. Para determinar las condiciones de estabilidad de la explanación de las carreteras o sus elementos contiguos, así como proponer las soluciones estabilizadoras más adecuadas, definidas con el nivel de detalle necesario para que puedan ser incorporadas al proyecto constructivo de estabilización, se requieren conocimientos específicos en geología y geotecnia, necesidad que se quiere cubrir con este contrato.