España no cumplirá el objetivo de déficit público pactado con la UE

España sigue teniendo un gran problema de déficit público. El Gobierno que preside Pedro Sánchez no podrá cumplir su objetivo de bajar al 2% el déficit del Producto Interior Bruto (PIB) doméstico. Este era el límite anunciado por la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, tras las elecciones generales del 28 de abril, e incumplirlo supondrá que a final de año no se habrán cumplido varias de las previsiones realizadas por el Ejecutivo socialista. 

Hace unas semanas, los comisarios Valdis Dombrovskis y Pierre Moscovici ya advirtieron de un “riesgo de desviación significativa” en su revisión del plan presupuestario enviado a Bruselas por la titular de Economía en funciones, Nadia Calviño. En el borrador, la ministra planteaba que se cerrará el año con un deficit cinco décimas por debajo del registrado a finales de 2018, del 2,5% del PIB. 

Según informan fuentes del Gobierno, el objetivo de bajar el déficit público al 2% no podrá conseguirse. No obstante, según indican las mismas fuentes, la intención del Ejecutivo socialista será la de “intentar acercarse todo lo posible”. 

Incumplir las previsiones supone el enésimo varapalo a las estimaciones realizadas tanto por Calviño como por Montero. Hace unos días, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) consideró que hay cinco comunidades autónomas -Aragón, Castilla-La Mancha, Extremadura, Murcia y la Comunidad Valenciana- que tienen muy complicado mantener la estabilidad presupuestaria en el 0% marcado por el Ejecutivo.