Remiro: “No entra en la cabeza de nadie jugar la final a puerta cerrada”

El cancerbero de Cascante atiende a periodistas y aficionados en plena cuarentena

Remiro trata de controlar un balón en Zubieta (Real Sociedad)

Álex Remiro ha comparecido en una rueda de prensa virtual en la que ha respondido a varias preguntas de periodistas y aficionados realistas. El jugador no se ha achantado ante las cuestiones y ha hablado, sobre todo, sobre la final y el trabajo que están realizando durante la cuarentena.

Sensaciones en la final ante el Athletic: “No me lo tomaría como una reivindicación. Está claro que será un partido especial al ser una final, un derbi. Va a ser bonito para la gente y para nosotros. Trataremos de conseguir lo que queremos”.

Acogida en el vestuario: “Desde el primer día me han tratado como uno más y estoy super a gusto. Hay un grupo humano de maravilla y nos llevamos todos genial, tanto el vestuario como el cuerpo técnico. Hay muy buen ambiente y estoy muy a gusto”.

Trabajo durante la cuarentena: “A los porteros también nos toca hacer trabajos de fuerza y bici estática. Es lo que toca y nos tenemos que adaptar. Poco a poco iremos variando esos ejercicios. Tenemos plan personalizado, en grupos de 7-8 jugadores. Cada grupo tiene su preparador físico y todas las mañanas nos pasa ejercicios. Tratan de fuerza, potencia y core, y con la bici cardio”.

Le gustaría chutar una falta: “Me atrevería a lanzar una falta, pero tendría que negociarlo con los tiradores. Tendría una dura pelea para quitarles el tiro”.

Se sabe los cánticos de la grada de animación: “Al no participar tanto en el juego de los partidos me da tiempo para prestar atención a la afición y lo que cantan. Más o menos me los voy aprendiendo. El día de mañana me gustaría tener un cántico propio, sería muy bonito”.

No quiere jugar la final de Copa sin público: “No entra en la cabeza de nadie jugar la final a puerta cerrada. No creo que se dé así, pero si no hay otra salida pues se hará a puerta cerrada. En mi cabeza no entra jugarla así”.

Sensaciones al parar un penalti: “Se siente mucha alegría, y es una situación en la que los porteros partimos con mucha desventaja con el tema de la línea. Tienen mucho mérito los porteros que consiguen detener”.

Momento más especial en la Real: “Me quedaría con los partidos del Bernabéu y de Miranda, los de Copa”.