Bizilagun Sarea, un proyecto solidario entre vecinos para ayudar a la gente que más lo necesita

La Diputación ha presentado Bizilagun Sarea, proyecto enmarcado dentro de programa Etorkizuna Eraikiz. La jornada de presentación ha tenido lugar en Orona, y ha contado con la participación del Centro de Documentación y Estudios SiiS y la Universidad de Deusto.

El objetivo del proyecto Bizilagun Sarea del laboratorio de experimentación Gipuzkoa Lab es crear redes de solidaridad entre ciudadanos y vecinos, para facilitar la detección de necesidades sociales y ayuda a las personas que más lo necesitan (personas mayores, menores, familias).

El proyecto,se dirige a tres colectivos: personas mayores, menores en riesgo de exclusión y personas dependientes. El Consejo de Gobierno ha aprobado hoy una línea de ayudas dirigidas a proyectos que coinciden con el objetivo de Etorkizuna Eraikiz, por un total de 600.000 euros, de los cuales 120.000 euros se destinarán especialmente a proyectos piloto que desarrollen los agentes del tercer sector dentro del proyecto Bizilagun Sarea.
A través de este plan, la Diputación quiere conectar con la ciudadanía, así como con las cuestiones que más le preocupan a corto plazo (empleo, familia, atención, economía,…). “

Con el fin de hacer frente al aislamiento que sufren muchas de las personas mayores que viven solas, Cruz Roja puso en marcha en 2005 el proyecto Portal Solidario, facilitando así la detección de necesidades sociales y promoviendo el voluntariado en el vecindario.

Ahora, y con el mismo espíritu, Bizilagun Sarea proporcionará continuidad y desarrollo a dicho proyecto. El objetivo principal es simple: implicar a la ciudadanía en la acción social.

¿Y cómo hacerlo? Creando una red. Olano ha manifestado que “haciendo que todos y todas hagamos algo en nuestra rutina diaria”. Por ejemplo, fijarme en la gente mayor de mi portal, y en caso de observar algo raro, avisar. O, por ejemplo, la persona que reparte los periódicos puede comprobar a diario que la gente se encuentra bien. Se establecerá un protocolo a través de una asociación, y la Diputación contribuirá económicamente a que pueda llevarse a cabo.

 
Teniendo en cuenta que el objetivo de Gipuzkoa Lab es poner en marcha experiencias piloto de ámbitos como la economía, la sociedad y la cultura, se dado a conocer tres exitosos proyectos comunitarios, dos de ellos de Cataluña, y uno del País Vasco: el proyecto Izeba (presentado por Kristina Soares, de la Fundacón Baketik), el proyecto Radars (presentado por Rosa María Rubio Giner, del programa Radars), y el proyecto Rossinyol (presentado por Oscar Priento Flores, de la Universidad de Girona).

Proyecto Izeba

El proyecto Izeba nace como propuesta de creación de una red de familias o personas (hogares) que aceptan actuar como figuras de tíos/as acogedores de personas menores que, por diversos motivos, viven separados de sus familias de origen y se encuentran bajo la tutela de la Diputación Foral de Guipúzcoa. Se trata de un proyecto de solidaridad que pretende contribuir a mejorar la calidad de vida de estas personas menores a través del apoyo de una familia/persona voluntaria de referencia que colabore en su desarrollo personal.

Proyecto Radars

Radars es un programa del Ayuntamiento de Barcelona que tiene como objetivo ayudar y facilitar que las personas mayores que viven o se sienten solas, puedan continuar en su hogar con la complicidad de su entorno, garantizando su bienestar social. Se trata de una red de acción y prevención comunitaria formada por vecinos, comerciantes, voluntarios y profesionales de las asociaciones y los servicios públicos. Cuidan de los ciudadanos más vulnerables y tejen relaciones para hacer de la ciudad un espacio más humano y solidario. De tal manera, es más fácil cuantificar e identificar las personas en riesgo de aislamiento, intervenir en función de las necesidades que se detectan y sensibilizar al entorno respecto a este tipo de situaciones.

Proyecto Rossinyol

El proyecto Rossinyol se basa en una red innovadora e integrada de relaciones, prácticas y dinámicas entre estudiantes de la Universidad de Girona (mentores) y alumnos de origen extranjero de centros educativos con el objetivo de aportar un suplemento a los esfuerzos de las entidades y administraciones que trabajaban para la atención a la ciudadanía recién llegada y la cohesión social. Así, los mentores acompañan periódicamente un niño / a para que conozca diferentes espacios de la ciudad, lugares de ocio y de diversión, ámbitos de producción cultural, etc. Todo ello se hace con la pretensión de acelerar su proceso de integración.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here