Llega la calma después de “Ana”, la ciclogénesis explosiva asociada a un frente atlántico muy activo

La borrasca “Ana” provocó ayer desplomes de árboles, ramas, cascotes y piedras sobre algunas carreteras, así como la caída de contenedores, vallas y letreros en las calles de varias localidades debido a su vientos de más de 120 km/h.

Hoy en cambio el viento ha perdido el protagonismo en favor de la lluvia y el Departamento de Seguridad ha desactivado el Plan de Protección Civil de Euskadi.

Euskalmet preveé que las precipitaciones concederán una tregua durante las horas matinales y a partir de la tarde volverán los chubascos, más intensos en la zona cantábrica y acompañados de tormenta y granizo en la costa.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here