Detenido en Donostia por fabricar explosivos para amenazar a familiares en nombre de grupos terroristas

Un hombre de 47 años ha sido arrestado por la Policía Nacional en Donostia acusado de fabricar artefactos explosivos caseros para intimidar sus familiares en nombre de grupos terroristas en Gijón.

Según ha informado la Delegación del Gobierno central en Euskadi, el pasado año agentes de la Policía Nacional desplegaron dos dispositivos de seguridad al recibir avisos sobre la colocación de artefactos explosivos en el barrio de la Guía, en Gijón.

Los hechos sucedieron en los pasados meses de abril y junio y en ambos casos, cuando un hombre afirmó ser el autor de la colocación de dispositivos detonadores en una vivienda de la calle Profesor Pérez Pimentel, de la citada localidad asturiana, y reivindicó los hechos en nombre de una organización terrorista. En ninguna de estas ocasiones los artefactos causaron daños relevantes, ni ningún perjuicio personal a vecinos o transeúntes, según las mismas fuentes.

Los artefactos recogidos eran de fabricación casera, elaborados con aerosoles y pastillas de encendido, “muy básicos y de escasa potencia detonadora”, han explicado desde la Delegación. Del análisis de los mismos y del estudio de los archivos de voz en los que quedaron registrados sus avisos amenazantes, los investigadores lograron identificar al autor y averiguar que se trataba de una persona que tenía relaciones familiares con las personas a las que iban dirigidas sus amenazas.

Esta persona, que tenía diagnosticada una enfermedad de tipo psiquiátrico, no residía en Asturias desde hacía años pero viajaba esporádicamente a Gijón para llevar a cabo estas acciones, que ocasionaban un amplio despliegue de las fuerzas de seguridad en la zona con la consiguiente alarma social provocada en la ciudad.

Los trabajos policiales realizados por los investigadores de la Brigada de Información de la Comisaría de Gijón permitieron averiguar que estaba residiendo en San Sebastián, por lo que se solicitó el apoyo operativo de agentes de esa comisaría que procedieron a su detención el pasado viernes. Los investigadores han descartado que pertenezca a ningún grupo criminal o terrorista o que tenga vinculaciones con alguna facción de esta índole.

El arrestado de 47 años de edad tenía vigente una orden de detención por un delito de desórdenes públicos decretada por un Juzgado de lo Penal y una averiguación de domicilio y paradero por el mismo delito, emitida por un Juzgado de Instrucción de Gijón.